En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ocho razones por las que no puedes dejar de ir al baño

Ocho razones por las que no puedes dejar de ir al baño
Ocho razones por las que no puedes dejar de ir al baño

REDACCIÓN.- Muchas personas sienten la urgencia de hacer pis con frecuencia, hasta el punto de tener que levantarse de su puesto cada hora, despertarse por las noches y tener la necesidad de tener un baño cerca. Esta dependencia complica la vida de los que la sufren: además de incomodarles físicamente, a veces, les resulta vergonzoso decir que tienen que ir al baño (cuando hace poco que lo han necesitado).

La necesidad constante de orinar puede deberse a una enfermedad, la menopausia, un embarazo, una operación de próstata o una infección de cistitis pero también a otros motivos sin solución aparente. Seth Rankin, especialista de London Doctors Clinic, explica que orinar sirve para desechar componentes que no nos sirven y para liberar fluidos de nuestro cuerpo, por lo que ir al baño, normalmente, es síntoma de una buena hidratación y de no retener líquidos.

1. Beber demasiado
Lógicamente, cuanta más agua y líquidos introduzcamos en nuestro organismo, más necesitaremos liberar. La obsesión por beber dos litros de agua todos los días puede hacernos olvidar que los alimentos también la contienen, por lo que puede que estemos bebiendo más de lo necesario y que el organismo necesite eliminar los excesos. Apuntar en un cuaderno las veces que vas al baño en el día y el líquido que consumes puede ayudarte a comprobarlo.

2. Vejiga hiperactiva
La incontinencia nerviosa se produce cuando la vejiga se contrae, incluso cuando no está llena, por causas que se desconocen. Esta contracción se asocia a la pérdida del control de la vejiga. Los ejercicios pueden ayudar a fortalecer el suelo pélvico y volver a ganar control sobre el cuerpo. La pérdida de peso (el sobrepeso hace que se ejerza más presión sobre el suelo pélvico) y beber menos cafeína son otros dos factores que pueden ayudar.

3. Vejiga pequeña
Tener una vejiga pequeña también puede ser otro de los motivos por los que vamos mucho al baño. La vejiga suele tener una capacidad de 200-500 mililitros de agua, lo que equivale a una botella de agua. Una vejiga pequeña se puede llenar con un par de sorbos. La buena noticia es que esta se puede entrenar para retener más fluido y expandirse.

4. Diabetes
Si las ganas de orinar van acompañadas de la necesidad de beber y la sensación de sed, el problema podría ser una diabetes no diagnosticada. Acudir al especialista es fundamental en este caso.

5. Incontinencia urinaria
La incontinencia urinaria se trata de un problema que afecta a hombres y mujeres, sobre todo cuando llegan a los 50 años. En el caso de ellas, una de cada tres mujeres de esta edad la sufren. Los partos y embarazos son posibles causas de este problema que provoca pérdidas de orina cuando se realizan esfuerzos como reír, toser o se practica un deporte. Pese a ser un problema serio, la mayoría de los pacientes no lo consultan al médico por vergüenza. Esto es lo que puedes hacer.

6. Vejiga nerviosa
En ocasiones, cuando vamos a realizar un viaje sin baños ni paradas o antes de entrar a una reunión o un examen, sentimos la necesidad de ir al baño aunque no nos haga falta realmente. Las situaciones estresantes hacen que el sistema nervioso libere adrenalina en la sangre y se incremente el flujo de orina.

7. Adicción al café
La cafeína y la teína son diuréticos que provocan que se incrementen las ganas de orinar y que reducen el volumen de fluidos del cuerpo. Si bebes dos o tres tazas de café o té al día, es normal tener que levantarte constantemente de la silla. De la misma manera, el alcohol también provocará esta necesidad.

8. Psicológico
Ir al baño antes de sentarse a ver una película o montarse en un avión puede convertirse en un hábito provocado por una necesidad psicológica y no fisiológica.

FUENTE: Cuídate Plus

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *