En la industria de la construcción es muy fácil aplicar los protocolos de cuidados con el personal, por lo regular es poco el personal que participa en los procesos y mantienen siempre una distancia prudente.

Uno de los principales sectores que movilizan positivamente la economía local estuvo paralizado desde el 19 de marzo, a raíz de las medidas ejecutadas por el Estado dominicano  para salvaguarda la vida de los trabajadores debido a la  pandemia originada por el Coronavirus, afectando a miles de familias que viven del sector de la construcción.

“Es inevitable el descrecimiento del  PIB de Republica Dominicana este año y el próximo, pero si no empezamos a impulsar la economía poniendo en práctica el protocolo de bioseguridad establecido por la OMS para evitar contagios del COVID-19, será un desastre mayúsculo para toda la nación”, había indicado, antes de la reapertura económica el Ingeniero Juan Víctor Arámboles García.

En la industria de la construcción es muy fácil aplicar los protocolos de cuidados con el personal, por lo regular es poco el personal que participa en los procesos y mantienen siempre una distancia prudente.

Arámboles García quien tiene 28 años desarrollando proyectos agradece al gobierno tomar en cuenta este sector atendiendo a que los proyectos de construcción se desarrollan a mediano y largo plazo, atrasarlos sería un duro golpe para el sector y quienes se sustentan del mismo.