El Senado estudia un proyecto de ley sobre manejo de basura, aprobado en julio por los diputados, que afectaría gravemente a empresas de municipios cuyos alcaldes alegan carecer de fondos para recoger desperdicios

El Senado estudia un proyecto de ley sobre manejo de basura, aprobado en julio por los diputados, que afectaría gravemente a empresas de municipios cuyos alcaldes alegan carecer de fondos para recoger desperdicios. Aparentemente orientados por el encargado de Programas Especiales de la Presidencia, Domingo Contreras, algunos alcaldes aspiran a cobrar arbitrios ilegales para financiar sus cabildos.

Por ejemplo, en Boca Chica, su alcalde Radhamés Castro, dijo recientemente que sus ingresos son “prácticamente nulos” y que dedica el 80 %, de RD$10 millones que recibe del Gobierno, a la limpieza municipal. Según Castro, “los hoteles, el puerto multimodal, el aeropuerto internacional, con miles de personas que entran y salen, ninguno paga impuestos”. Eso es mentira. Aparte de emplear miles de personas, seguramente la mayoría de los trabajadores de Boca Chica, hoteles, puerto y aeropuerto aportan enormes cantidades de recursos al fisco.

La basura merece urgente solución, pero no como quisieran Contreras y Castro, mediante exacciones a empresas que ya realizan mayores contribuciones fiscales, aportes comunitarios y responsabilidad social que muchos voraces y corruptos políticos.