Una inflación de casi 8%, que es cerca del doble de lo que hemos tenido en los últimos años, tendrá serios efectos, sobre todo si se le mira en alimentos y en transporte.

SANTO DOMINGO.- Como ha dicho el Banco Central, la economía dominicana cerró el 2021 con buenas notas y generando expectativas positivas en el mercado internacional.

La entidad reguladora de la política monetaria ha compartido un informe que circula en los diarios de hoy.

El documento recoge las buenas calificaciones de riesgo que mantenemos como país.

Para 2022 la calificadora Standard & Poors proyecta un crecimiento de 6% para nuestra economía, por encima de su potencial

También resume las positivas referencias que hemos logrado de parte de la banca de inversión y de los organismos internacionales.

En el trimestre octubre-diciembre 2021 llegaron al país 1.7 millones de turistas, un máximo histórico en ese período.

Pero, el mismo reporte del Banco Central trata de ser objetivo al señalar que tenemos grandes riesgos.

Y cita como parte de estos las nuevas variantes del virus covid-19 en distintos países y las presiones de precios con carácter global.

Somos una economía abierta bajo la amenaza de una inflación importada.

Una inflación de casi 8%, que es cerca del doble de lo que hemos tenido en los últimos años, tendrá serios efectos, sobre todo si se le mira en alimentos y en transporte.

Recordemos que un 8% es un promedio del aumento de costos en la cadena de precios, pero hay rubros de demanda popular que se han incrementado mucho.

Tocará al gobierno articular políticas sociales inteligentes, prácticas y efectivas que permitan a los más pobres sobrellevar la carga.

Esto equivale a apostar por la paz social, especialmente ahora que entramos a pleno período político.