Hay que disponer un cambio en el Escudo Nacional, para que abajo diga “Na e‘ na” y “To e’ to”, lo que explicaría ante el mundo la verdadera naturaleza de un país donde hasta lo imposible es posible.

Hay que disponer un cambio en el Escudo Nacional, para que abajo diga “Na e‘ na” y “To e’ to”, lo que explicaría ante el mundo la verdadera naturaleza de un país donde hasta lo imposible es posible. Por ejemplo, ¿en qué otro lugar del planeta existen expendios de bebidas alcohólicas para automovilistas? ¿Dónde más las estaciones de gasolina de noche son bares al aire libre, para que mucha gente beba, baile y fume (prendiendo fuego, claro), y que (no lo dude) encontremos allí, gozando, bomberos, emergencistas, funcionarios de Interior y Policía, Industria y Comercio y demás “responsables” de que cada cosa se haga en su lugar?