Despreciar la fe por antigua dificulta entender asuntos que, con la ciencia, la técnica o ciertas humanidades, es difícil discernir, como los misterios insondables de los desdichados vecinos del oeste de la isla.

Alguna gente no toma en serio la posibilidad de que tanto vudú en Haití tiene relación directa con sus inacabables padecimientos. Lo que cada cual crea, o no, estimo que debe respetarse. Pero los conceptos sobre el valor de la vida y la sociedad, fundados en creencias animistas carentes de contenido moral, como cuando se puede orar a una deidad que mate al vecino, difícilmente fomentan la formación de ciudadanos responsables.

“Mágico-religioso” a veces se usa para denostar la espiritualidad por quienes están seguros de que sólo existe la materia. Hay quienes no saben o dudan de la existencia de Dios; mientras otros no pueden dejar de creer… Para cuando vino Cristo, en Palestina ya había una tradición de varios siglos de pensamiento sobre asuntos morales y éticos, tan vinculados a las religiones como a la política o cuestiones jurídicas.

Despreciar la fe por antigua dificulta entender asuntos que, con la ciencia, la técnica o ciertas humanidades, es difícil discernir, como los misterios insondables de los desdichados vecinos del oeste de la isla.