El riesgo de contagio de estudiantes y maestros ha sido gravemente exagerado por sindicatos, políticos y otros opositores al retorno a las escuelas, según estudios muy serios por organismos internacionales.

Me alegró ver al diputado Omar Fernández solicitar al ministro de Educación que publique detalles sobre un retorno gradual y voluntario a las aulas, ante la penosa desorientación de una inmensa mayoría que solicita regularizar la instrucción pública y privada clausurada por la pandemia del Covid-19.


El riesgo de contagio de estudiantes y maestros ha sido gravemente exagerado por sindicatos, políticos y otros opositores al retorno a las escuelas, según estudios muy serios por organismos internacionales.


Es evidente que las clases virtuales han resultado un tollo (y un gran negocio para algunos). Aparte de los contenidos que no son enseñados, hay destrezas sociales que es imposible lograr virtualmente.


Otros políticos, del PRM y del PLD, los funcionarios y líderes cívicos, más empresarios y otros dolientes, harían bien uniéndose al reclamo de volver al aula. Bien por Omar…