El ciego agradeció su ayuda al publicista y este sonrió mientras este se alejaba.

Un cordial saludo a mis todos mis queridos lectores

Había una vez un ciego que pedía limosna en una concurrida iglesia por sus feligreses con un sombrero y sus pies un letrero que decía: “POR FAVOR AYÚDEME, SOY CIEGO”.

Un creativo de publicidad que frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en su sombrero dio la vuelta y tomó el cartel le dio la vuelta, tomó la tiza y escribió: “ESTAMOS EN PRIMAVERA,… YO NO PUEDO VERLA”

Por la tarde el publicista paso frente al ciego y vio que su sombrero estaba lleno de pesos y monedas, el ciego reconociendo sus pasos pregunto si no había estado ahí ya, y él le contestó que sí. Y sobre todo que es lo que era lo que había escrito allí en su letrero.

Escribí: “ESTAMOS EN PRIMAVERA, Y… YO NO PUEDO VERLA”.

El ciego agradeció su ayuda al publicista y este sonrió mientras este se alejaba.

El cambiar el letrero cambia las cosas.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.