Esta estadística no es nueva. En un país más civilizado concitaría preocupación de autoridades, aseguradoras, los gremios médicos y la exigua comunidad científica que se ocupa de asuntos éticos.

France24 asegura que 58% de los nacimientos en República Dominicana son por cesárea. Es el mayor porcentaje de esa cirugía relativo a alumbramientos en Latinoamérica. Según la OMS, sólo 15% deberían hacerse de manera distinta al parto natural.

Esta estadística no es nueva. En un país más civilizado concitaría preocupación de autoridades, aseguradoras, los gremios médicos y la exigua comunidad científica que se ocupa de asuntos éticos.

Llama poderosamente la atención que los habituales bochincheros de la sociedad civil tampoco se interesen en este asunto.

Es como si existiese una gran conspiración de silencio para des-importantizar algo tan relevante. Las cesáreas innecesarias constituyen un riesgo mayor a la salud de las madres. El gasto inflado impacta el costo de los seguros (aunque evidentemente alguien se está beneficiando muchísimo).

Las explicaciones deben darlas no sólo en el Ministerio de Salud Pública, sino especialmente el pugnaz Colegio Médico Dominicano, muchos de cuyos jefes son responsables de esta anomalía. No hay escándalo porque nadie se inmuta, pero ¡qué buen tema para el nuevo gobierno!