Está ciudad, debido a su crecimiento caótico y expansión depredando su entorno natural para favorecer la especulación inmobiliaria y el tráfico de influencia, viene perdiendo zonas verdes y muchos árboles.

Está ciudad, debido a su crecimiento caótico y expansión depredando su entorno natural para favorecer la especulación inmobiliaria y el tráfico de influencia, viene perdiendo zonas verdes y muchos árboles.

La propuesta que despojaría al Parque Mirador Sur de un total de 60 mil metros cuadrados de su extensión de área verde, que viene a ser un 7 % del área del parque, solo se le puede ocurrir a los representantes de un régimen insensible, inhumano y en franca decadencia.

Es una propuesta criminal, ecocida, que no es extraña ni al arquitecto Eduardo Selman que fue capaz de proponer la isla artificial, ni al gobierno depredador que representa.

A ese Parque no hay que eliminarle nada, solo su nombre Joaquín Balaguer y colocarle el rotulo, por ejemplo, del Profesor José del Carmen Marcano.

Y no porque la idea de  ese Parque, construido durante su primer Gobierno, tenga algo malo, sino por los crímenes y la corrupción que caracterizaron sus  cinco gobiernos y los contubernios que auspicio para traspasar la plusvalía que generó esa obra a favor empresarios, propietarios y funcionarios inescrupulosos. ¡

Honrar a Balaguer equivale a honrar al heredero político de Trujillo, equivale a honrar los crímenes de los doce años y a su régimen surgido de la invasión militar estadounidense de 1965!

El Parque Mirados Sur debe ser preservado. El pueblo dominicano debe ponerse en pie de lucha para impedir esa absurda mutilación