Trabajé muchos años en el Instituto de la Familia y además del ejercicio clínico en las consultas, integraba el equipo técnico que servia de contra parte al CONANI para evaluar psicológicamente a las parejas o personas que solicitaban niños en adopción.

Durante ese tiempo pude ver toda la posible diversidad de casos. Parejas que decidían adoptar luego de años intentando hijos biológicos, padrastros buscando legalizar el estatus de los hijos de la pareja, abuelos, tíos, tías, amigos, en fin, toda la variedad de vínculos afectivos.

Niños que habían tenido convivencia con sus aspirantes a padres legales o parejas que se ponían en turno para cuando hubiese un niño/niña a disposición.

Parte del trabajo de estas sesiones de evaluación era informar y dar herramientas a los padres para el manejo adecuado de la verdad con sus hijos adoptados.

Por otro lado he recibido en la consulta a más de una veintena de padres y madres, buscando ayuda para enfrentar la situación de que el hijo o hija adoptado se entero por terceros de su condición o porque en el intento de decir la verdad y no atreverse, los hijos han crecido, casi hasta la mayoría de edad.

He visto muchas veces el miedo y la angustia dibujado en sus rostros y expresado en sus discursos y su conducta. Es natural que frente al estigma social que representa, tanto para el hombre como para la mujer el no tener descendencia, las parejas se sientan muy disminuidas en su autoestima cuando esto ocurre. De ahí la justificación de la gama de emociones que no les permite enfrentar con claridad la hermosa obra de amor que hacen cuando adoptan un niño. Es así como una acción que deberían naturalizar y conversar con orgullo, la convierten en secreto que les acaba la vida y les genera mayores conflictos con sus hijos.

Es por esto que quiero compartir con mis lectores algunas buenas prácticas para el manejo de esta situación:

¿Cuándo decirlo? Lo antes posible. Esto va a depender de la capacidad del niño o la niña. Mientras más pequeño mejor.

  ¿Cómo decirlo? Ambos padres juntos, en un momento en que lo hayan decidido en acuerdo, que no existan interrupciones, que se apoyen uno al otro. Sin reflejar miedo, angustia o pena. En caso de niños pequeños, pueden irse al piso, colorear, ir dibujando la historia que van contando, hacerlo como un juego. Al final preguntar lo que ha entendido. Abrazarse, besarse, es decir, tener expresiones de afecto comunes en esa familia.

¿Qué decir? Contar una historia de amor que relate el deseo de los padres de entregar todo el amor que sienten. Luego de amarse como pareja querían ofrecer este amor a un niño o niña, según el caso y lo escogieron a él o ella. Plantéelo como una elección de amor. No hable de la historia de abandono del niño en este momento si es que este fuera el caso. No de detalles en este momento. El niño debe integrar la información que ha recibido. Más adelante preguntará y usted irá completando la historia.

¿Si desea conocer los padres biológicos? Permítalo, no pasa nada con esto, no tenga miedo. Es natural que al ir creciendo quieran conocer sus orígenes. Si usted sabe donde están dígalo, si no lo sabe sencillamente dígalo también, no mienta a este respecto.

¿Qué hacer si se entera por terceros?Si esta situación ocurre y el hijo o hija pregunta, este es el momento de afrontar la verdad, NO MIENTA, pues lo vivirá como un engaño. Pida perdón por no haber tenido el coraje de decirlo antes, hable con el corazón sobre su sentimientos de miedo, esto será un gran aprendizaje para este hijo.

Ser padre o madre lo da el vínculo que establecemos con los hijos e hijas. Luche contra el miedo y el sentirse a menos en relación a los padres biológicos, no tema a que lo dejen de querer al saber que no son los padres biológicos, ESTO NO OCURRE. Si ha entregado amor sano, verdadero, autentico, este hijo sentirá que usted es su padre/madre, confíe en lo que ha sembrado.

No sobreproteja, que esto también hace daño. Solo entregue amor en balance adecuado con disciplina y respeto, le aseguro que esta fórmula es exitosa.

Si siente que no puede manejar la situación, busque ayuda profesional idónea