Un cordial saludo a todos mis queridos lectores. Espero se encuentren bien de salud.

A veces decimos: Qué malo que esta el mundo. Ahora yo me pregunto: ¿Hacemos algo por arreglarlo nosotros? A esta pregunta muchos de nosotros tenemos que contestar que no. Porque verdaderamente no hacemos nada por arreglarlo. Vemos un hueco en la calle, y no somos capaces de llamar a obras públicas y comunicaciones para que lo arreglen. Pasamos por ahí todos los días, pero no hacemos nada por el mismo, y se va haciendo más y más grande. Vemos un semáforo que lleva ya varios días que no tiene energía, y no somos capaces de reportarlo a las autoridades existentes.

Hacemos lo mismo con la familia. Hacemos algo por nuestros hijos, muchos si y muchos no, la gran mayoría debería decir que no. Yo quiero contarles una historia que llego a mis manos hace unos días y dice así: “Un padre iba con su hijo en un tren de regreso a la casa. El niño muy inquieto le estaba haciendo muchas preguntas a su padre el cual quería dormir. El padre ya molesto, se preguntaba como mantendré a mi hijo sin que me mortifique con sus muchas preguntas.

A su lado había un periódico, el padre lo tomo en sus manos y buscó un mapa del mundo que había en el mismo. Lo rompió en pedazos y entonces le dijo a su hijo: Enrique, toma este mapa del mundo que está roto y arréglalo.

Al poco rato Enrique despertó a su padre y le dijo: Papi ya termine, el padre muy asombrado con la rapidez del niño le respondió: ¿Cómo es que lo hayas hecho tan rápido? Enrique mirando a su padre fijamente a los ojos le respondió: Papi, es que tú no te distes cuenta que por la parte de atrás del periódico había una familia, yo arregle la familia que estaba rota, y el mundo se arregló solo.

El padre nunca podrá olvidar aquella respuesta que su hijo le dio tan prontamente.

Mis hermanos es muy cierto, los valores de este mundo están destruidos, o al revés. Yo me recuerdo cuando yo era niño, que mi padre me miraba cuando llegaba una visita a la casa, y yo me iba a mi cuarto directamente, no tenia que decírmelo. Hoy en día un padre mira a su hijo cuando llega una visita a la casa, y este le contesta que me miras. Y así pasa con muchas cosas más.

Si queremos arreglar el mundo, tenemos que comenzar pro arregla a las familias y el mundo se irá arreglando poco a poco, pero empecemos por familia, seamos ejemplo para nuestros hijos e hijas, esto se lo digo a las madres y a los padres.

Los dejo con el Evangelio de San Mateo Capitulo 18 Versículo 4 que dice: El que se hace pequeño como este niño, ése es el más grande en el reino de los cielos.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos