Es una excelente consecuencia, ejemplar para políticos deslenguados, la condena a seis meses de reclusión en su residencia y el pago de RD$10 millones como indemnización, impuesta ayer por la Corte de Apelación al jefe del “frente agropecuario” del PRM, Leonardo Faña, por ser culpable de difamar e injuriar a José Ramón Peralta. 

Es una excelente consecuencia, ejemplar para políticos deslenguados, la condena a seis meses de reclusión en su residencia y el pago de RD$10 millones como indemnización, impuesta ayer por la Corte de Apelación al jefe del “frente agropecuario” del PRM, Leonardo Faña, por ser culpable de difamar e injuriar a José Ramón Peralta.

El condenado armó un escándalo, dada su condición de dirigente del principal partido de oposición, al asegurar sin poder probarlo que el ministro Administrativo de la Presidencia dizque “tenía una supuesta mafia para importación de habichuelas y otros productos agrícolas”. La pena pecuniaria será destinada a financiar estudios de agronomía de jóvenes meritorios en la UASD, el ISA y el Politécnico Loyola.

A mi me parece que esta condena debe alegrar mucho a quienes se quejan de impunidad, pues la corrupción tan denunciada no es sólo dineraria, sino también ética y moral, como cuando se asesinan reputaciones como quien se sienta en una letrina sin importarle nada. Es una buena lección para enseñar que las denuncias tremebundas cuestan.