Tristezas no caben en mi mundo. Y si te pruebo en cosas de la vida, es porque sé, que tienes fuerza suficiente fuerza para enfrentarlas.

Un fraternal saludo a todos mis queridos lectores.


Cuando todo parece perdido, búscame estoy a tu lado. Estoy a tu lado,

aunque no me veas.


Cuando las lágrimas instan en caer de tus ojos, acuérdate de la sangre

que derramé, fue para que seas feliz.


Cuando el deseo morir tome en cuenta de tu ser, recuerda que tu muerte

será en vano. Yo para salvar a los hombres.


Cuando todo parezca triste, los desamores, la falta de creencia y la

desesperación insistan en tomar cuenta en tu corazón, búscame. Nunca abandonare

al que de Mi necesita.


Vamos, pon una sonrisa en ese rostro. Levanta la cabeza y sigue de

frente. Luego, sentirás mi presencia y todo volverá es resolverá.


Tristezas no caben en mi mundo. Y si te pruebo en cosas de la vida, es

porque sé, que tienes fuerza suficiente fuerza para enfrentarlas.


Ningún Padre de este mundo, abandona un hijo. Acepta entonces las

pruebas a que someto. Estas solo servirán para engrandecer tu espíritu.


Yo soy la luz del mundo, aquel que me siga, jamás andará en tinieblas.


¡YO TE AMO!  


Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.