Es una bárbara iniquidad que allegados al gobierno pongan a periodistas de la radio a inventar que la escasez de dólares es por un inexistente plan desestabilizador dizque promovido por inversionistas extranjeros de la generación eléctrica. Si aparte de brutos fueran valientes habrían dicho el nombre de su difamado.

Es una bárbara iniquidad que allegados al gobierno pongan a periodistas de la radio a inventar que la escasez de dólares es por un inexistente plan desestabilizador dizque promovido por inversionistas extranjeros de la generación eléctrica. Si aparte de brutos fueran valientes habrían dicho el nombre de su difamado.

En los últimos días ha surgido un incipiente mercado negro de dólares por la sencilla razón de que la demanda es mayor que la oferta. Es una simple ley de la economía que muchos políticos estatistas no digieren, aunque traten, como cuando se tiene intolerancia a la lactosa propia de ciertas razas africanas.

Inventar cucos para fines políticos es propio de termocefálicos carentes de ideas buenas. Por más que algunos elucubren, no desaparecerá el escándalo de Odebrecht, difícilmente aparezca financiamiento para terminar Punta Catalina sin serias modificaciones al marco del negocio eléctrico, ni se resolverá con golpes de efectos radiofónicos la escasez de dólares.

Hay tanta podredumbre moral en nuestra prensa que algunos creen que verdaderamente pueden inventar la realidad. ¡Ay Goebbels!