Uno de los problemas más serios de la sociedad dominicana es la falta de confianza en sus instituciones y eso está muy relacionado con los juicios paralelos, la destrucción de reputaciones y la condena moral en medios y redes sociales.