SANTO DOMINGO.-  Los incidentes, destituciones, las decisiones aplazadas y algunas faltas de coordinación, deben conducir al gobierno a una revisión autocrítica de la gestión, sin temor a enmendar entuertos.