SANTO DOMINGO.- La maniobra financiera que se ha pretendido ejecutar con los fondos de Educación, para cubrir huecos en otras partes de la Administración, evidencia el rezago que tenemos en reforma fiscal y financiera para contar con suficientes recursos y gestionarlos en forma correcta y eficiente.