SANTO DOMINGO.- El Gobierno de la República Dominicana debería ser celoso y actuar con mucho rigor al designar funcionarios en áreas del Estado que generan reporterías internacionales.

Hay organismos globales que están muy atentos a lo que ocurre en los países en temas puntuales como los siguientes:

·      Aviación civil

·      Política monetaria

·      Supervisión del sistema financiero

·      Lavado de activos

·      Tráfico de estupefacientes

Se trata de áreas de desempeño muy importantes de las que pueden emanar informes que nos pueden traer no solo consecuencias reputacionales, sino también sanciones.

Por lo menos en dos zonas específicas, supervisión del sistema financiero y política monetaria podemos dormir tranquilos sin esperar sobresaltos o pesadillas nocturnas.

En el caso de la lucha contra el tráfico de narcóticos luce que hay un enfoque, un activismo por la intercepción, la captura y desmantelamiento.

Claro, ese es un tema muy controversial que tiene sus altas y bajas y hasta ponderables que no están en nuestros controles.

En aviación civil y lavado de activos, por ejemplo, quisiera tener la certeza de que todo marcha bien y que no debemos preocuparnos por la idoneidad de los funcionarios.

Hay cargos tan delicados en el Estado que no deberían ser objeto de cuotas de campaña o fruto de complacencia  a poderes económicos.

A veces esas concesiones salen muy caras al país. Hemos tenido casos, pero no aprendemos la lección.