SANTO DOMINGO.- El movimiento popular cae en descrédito y pierde legitimidad cuando convoca e incita a actividades de masas insensatas que, más que conseguir reivindicaciones, son un factor de riesgo para la gente.