SANTO DOMINGO.- La República Dominicana integra un fuerte patrimonio histórico, cultural, antropológico, sociológico, gastronómico y ambiental que puede modelar un producto turístico con grandes diferenciaciones. En esto, La Vega puede ser un ejemplo.