La revolución educativa es una tarea pendiente de iniciar en el país, un gran desafío cuya ejecución va más allá  de asignar mucho dinero para lograr tan poco, como ocurre actualmente. 

SANTO DOMINGO.- Una prueba aplicada a más de 4,000 estudiantes de primero de secundaria ha hallado lo siguiente:

  • Alumnos con dificultades para entender adjetivos, verbos y sustantivos.
  • Pero también con limitaciones para incorporar esas palabras a su léxico.

En términos generales hablamos de la incomprensión del 50% del contenido léxico de la asignatura de Lengua Española.

Ya sabemos que en matemáticas prevalece el horror y cuando vemos esto con el aprendizaje de la lengua es para alarmarse de verdad.

¿Qué tipo de sociedad del futuro es que estamos perfilando con tanta deficiencia en factores claves vinculados con la comunicación, el pensamiento y la toma de decisiones?

Busquen el estudio del Instituto Dominicano de Evaluación e Investigación de la Calidad Educativa  para que vean de qué estoy hablando.

Además de este informe que se divulga justamente este lunes, hay otro sobre las finanzas personales.

El grupo de asesores Caudall hizo un estudio según el cual el 67% de los dominicanos no planifica sus finanzas de manera anticipada.

Propone que la educación financiera se integre al currículum de la escuela desde temprana edad

Aquí, señores, está pendiente hacer una revolución educativa que vaya más allá de la asignación del 4% el PIB que -desde mi punto de vista- cada vez más está dejando ver su fracaso.