Ahora, la fortaleza fundamental de candidaturas escogidas en primarias transparentes se hace patente, puesto que tanto el PRM como el desprendimiento de forzadores no han logrado armar propuestas ganadoras en todos los municipios.

Es un asombro el repunte de muchos candidatos municipales del PLD después del resbalón tras la suspensión de las elecciones del 15 de febrero. Indudablemente el foul del sabotaje electoral se le pegó injustamente al gobierno, pero luego se ha visto claramente quiénes eran que no deseaban esas elecciones ni que se les contaran sus votos.

Ahora, la fortaleza fundamental de candidaturas escogidas en primarias transparentes se hace patente, puesto que tanto el PRM como el desprendimiento de forzadores no han logrado armar propuestas ganadoras en todos los municipios. La excelente labor de David Collado favorece mucho a la candidata Carolina Mejía, pero en el resto el gran Santo Domingo, con enorme concentración de votantes, así como en Santiago y demás pueblos, luce muy probable un triunfo peledeísta.

Este pronóstico es razonable ante la dejadez e improvisación de los partidos opositores, que apostaron a posponer o unificar en mayo las votaciones, pero ahora se ven de bruces ante el escrutinio del domingo. Ojalá sea todo en paz y conformidad con resultados.