El fracaso del bitcoin ha puesto en ridículo al presidente Bukele de El Salvador.

El mundo ha estado empeorando en las últimas semanas y eso afecta a la economía y al medio ambiente dominicanos. En cuanto a este último, al decidir los europeos disminuir su consumo de gas natural y carbón ruso, eso los ha estimulado a reabrir plantas de carbón y atómicas, afectando el calentamiento global. Los rusos, irónicamente, no se han perjudicado, pues los altos precios de los combustibles han aumentado el valor del rublo y lo que antes enviaban a Europa ahora va a China y la India. No es una coincidencia lo de los grandes calores que están afectando a Europa y Norteamérica. Estamos en temporada ciclónica. Mantengamos los dedos cruzados.

Por el lado económico, el costo de la comida ha aumentado a nivel mundial, ya que Ucrania produce un 30% del trigo y los rusos están bloqueando su exportación al controlar los puertos del sur de ese país.

La combinación de altos precios del petróleo y de la comida ha provocado una inflación generalizada en Norteamérica, Europa y República Dominicana, donde ronda el 9% anual, cuando lo normal sería un 4%. La decisión del presidente Abinader de subsidiar los precios de los combustibles al congelarlos ha sido de gran beneficio para la población, pero representa un enorme costo en términos presupuestales, lo que implica reducción en los recursos para obras públicas. Ese subsidio generalizado afecta en forma igual al dueño de un Rolls Royce como al de una camioneta. En otros países se discrimina entregando tickets, pero solo a los pobres, que sustituyen el efectivo en bombas de gasolina. Lamentablemente ya sabemos a qué se presta eso en nuestro país en términos de corrupción y politización.

El crecimiento de la economía mundial está disminuyendo y algunos hablan de una recesión el año que viene. Moody’s pronostica una recesión dentro de los próximos cuarenta meses. China, por su lado, en su lucha contra el covid 19 ha reducido su actividad economica lo que nos afecta a todos.

En cuanto a la situación política, algunos auguran el fin de la democracia en Estados Unidos, dado lo que ocurrió el 6 de enero en el Capitolio y la decisión judicial sobre el aborto. Algunos presionan para someter a la justicia a Donald Trump temiendo que controle el Congreso y gane las próximas elecciones.

En América del Sur ha surgido una “marea rosada” la cual crecerá si Lula gana en Brasil. Es un movimiento “a la siniestra”. El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, cuando guerrillero adoptó el nombre de Aureliano, un personaje de Cien años de soledad. Es el primer presidente colombiano que no pertenece a una élite y a las mejores familias, como tampoco proviene de un partido tradicional. La influencia norteamericana en América Latina se esta reduciendo y no se nota todavía un incremento en la china. El fracaso del bitcoin ha puesto en ridículo al presidente Bukele de El Salvador.

Pero tengo una buena noticia dentro de tantas malas. En mi reciente viaje a España tanto intelectuales como empresarios y periodistas coincidieron en opinar que el sistema político y económico nuestro es de los pocos que marcha bien en América Latina y que, por fin, no hay que dar dinero a los políticos dominicanos para invertir aquí, algo que habla bien del actual gobierno y mal de los anteriores.