El representante del Poder Ejecutivo dominicano, en lugar de tapar las viejas causas de nuestros males económicos y sociales, recurriendo a cuestiones marginales y coyunturales, debió de ir al fondo, al meollo, a la sustancia, a lo medular, es decir, al sistema que mantiene asfixiado a lo mejor de nuestro pueblo.

I.- El Presidente Abinader y su ideología en la IX Cumbre

1.- En una sociedad heterogénea, desde el punto de vista clasista, constituye la ideología de una persona, el conjunto de formas de la conciencia social, ideas, filosóficas, morales y políticas.

2.- El pensamiento político, la facultad de pensar del presidente Luis Abinader, está sometida por la doctrina del sistema social predominante en el país.

3.- Lo que un ser humano hace o deja de hacer, responde a un mandato, que resulta del conocimiento interior, espontáneo y reflexivo de los actos   que ejecuta.

4.- Toda persona con sano juicio, habla o escribe respondiendo a lo que previamente ha preparado con minuciosidad en su intelecto, para darlo a conocer a su interlocutor, o a la opinión pública.

5.- Los principios del statu quo, son los que llevan al presidente Abinader, a proceder de una u otra manera, a ideal o elaborar planes.

II.- La mención de tres causales, para no implicar el sistema

6.- El presidente Luis Abinader, en su discurso ante la IX Cumbre de las Américas, dijo que tres temas urgentes amenazan el crecimiento y bienestar de nuestro país: la invasión de Rusia a Ucrania, la dramática situación por la que atraviesa Haití y el auge de la delincuencia.

7- Al momento del presidente Abinader, hacer su exposición en la IX Cumbre de las Américas, demostró estar enteramente dominado por la ideología a la que responde políticamente, demostrando así ser leal al sistema que defiende.

8.- El Presidente, para no hablar del modelo económico causante de nuestros males ancestrales, se refirió a tres temas actuales, presentes, no pretéritos.

9.- El primer mandatario dominicano, haciendo de defensor del ordenamiento económico vigente en nuestro país, quiso desviar la atención y buscando en causas colaterales, lo que es motivado por el modelo infuncional que padecemos.

10.- Lo que ha causado la infelicidad del pueblo dominicano, no es la situación actual de Rusia y Ucrania, la crisis en Haití, la delincuencia común ni los golpes al narcotráfico, sino el modelo excluyente, desigual e injusto, que daña, lesiona y margina a las grandes mayorías nacionales.

11.- Lo que le ha quitado y le quita el bienestar, la sana alegría y la tranquilidad espiritual a los pobres de nuestro país, es la forma como ha estado organizada la sociedad en la cual un puñado de gente lo tiene todo, y el pueblo humilde y trabajador carece de lo indispensable para vivir dignamente.

12.- La placidez y completa satisfacción de las masas populares dominicana, estuvieran fácil y cercana, si su sosiego dependiera de las tres causales argumentadas por el presidente Abinader, y no por el añejo modelo que hemos padecido.

13.- Los temas de la guerra Rusia-Ucrania, la crisis haitiana, la delincuencia común y el narcotráfico, son asuntos extraños a la vieja miseria, antigua pobreza y permanente opresión social del pueblo dominicano.

14.- Hablar de la miseria, el desempleo y la marginalidad de la mayoría de la población dominicana, no es referirse  a tres fenómenos que pasan pronto o de un momento a otro, sino a males sociales  permanentes. No es lo mismo lacras transitorios que eternas.

III.- No señalar el modelo económico, crea confusión

15.- Motiva confusión en la conciencia popular, hacerle creer al pueblo que una vez termine la guerra Ucrania-Rusia, se supere la crisis haitiana y se aplaque aquí la delincuencia común, va a concluir el padecer, el sufrimiento, y los daños que arrastra el modelo vigente que es tan añejo entre nosotros, como la mendicidad que ha traído.

16.- El representante del Poder Ejecutivo dominicano, en lugar de tapar las viejas causas de nuestros males económicos y sociales, recurriendo a cuestiones marginales y coyunturales, debió de ir al fondo, al meollo, a la sustancia, a lo medular, es decir, al sistema que mantiene asfixiado a lo mejor de nuestro pueblo.

17.- El Presidente dominicano, habló en un ambiente en el cual muy bien pudo decirle al mundo, sin que se pudiera interpretar de distintos modos, y sin que se prestara a interpretación acomodaticia, que nuestro país debe su desgracia al atraso y a la dependencia imperial.

18.- No es lo mismo hablar de los males sociales, como causados por factores que atañen de un modo parcial, accidental, que claramente señalar lo principal, lo que es básico, en este caso el sistema social.

19.- El presidente Abinader, para explicar en la IX Cumbre de las Américas, los males sistémicos, económicos y sociales, que nos han mantenido aniquilados como país, recurrió a argumentos complementarios, en vez de desarrollar la esencia, lo central en las dificultades que arrastramos por estar dominados por un modelo que  forma parte de un sistema contrario al desarrollo  humano.

20.- La realidad le está diciendo al presidente Abinader, que de continuar gobernando con el vigente inútil modelo económico, al igual que todos sus predecesores, terminará su gestión gubernativa en un rotundo fracaso.