Una persona física, un Estado o un Gobierno, no tiene motivo alguno para sentirse perturbado por comportarse con seriedad, porque le basta con saber que ha actuado ajustado a la dignidad.

I.- La Revolución Cubana, la chispa que iluminó a los pueblos de América Latina y el Caribe

1.- Los pueblos aspiran y merecen estar dirigidos por personas con sensibilidad y sentido de lo que es seriedad, responsabilidad política y social, cualidades no siempre fácil de encontrar.

2.- Es posible que algunos ciudadanos y ciudadanas, a lo mejor, no se dan cuenta de que en política, un espacio de tiempo, un determinado período de la historia, incide en el proceder de una o más generaciones.

3.- La historia política y social de América Latina y el Caribe, está marcada por un antes y un después de la Revolución Cubana, para nosotros el acontecimiento de mayor trascendencia en el pasado y presente siglo.

4.- Cualquiera de nuestros coterráneos latinoamericanos y caribeños, no prejuiciado y con sano juicio, que le ha dado seguimiento a los diferentes fenómenos políticos y sociales ocurridos en su lar nativo, desde enero de 1959 hasta hoy, sabe que han contado con la incidencia del proceso revolucionario que se desarrolla en Cuba.

5.- Quiérase o no, la Revolución Cubana fue la chispa, el fenómeno luminoso que trajo claridad a todas esas masas de mujeres y hombres, ubicados en estos territorios, que las minorías nativas y el imperio, creían les pertenecían y podían disponer de ellas a su mejor conveniencia.

6.- A los fines de que se comprenda la razón por la cual hemos hecho referencia a la importancia de las épocas en política, así como la presencia determinante de la Revolución Cubana en la concienciación de nuestros pueblos, desarrollamos más adelante lo que justicia esta introducción.

II.- Política exterior con dignidad

7.- Una persona física, un Estado o un Gobierno, no tiene motivo alguno para sentirse perturbado por comportarse con seriedad, porque le basta con saber que ha actuado ajustado a la dignidad.

8.- La respetabilidad entraña respetarse a sí mismo, que no es más que proceder acorde con la seriedad, honrando la formalidad, que define la forma de actuar y obrar con compostura.

9.- La dignidad de un gobierno, la podemos medir por la posición que asume en la ejecución de su política exterior, la cual se basa en la diplomacia, en el conjunto de métodos y maneras aplicadas en las relaciones con Estados extranjeros.

10.- Recientemente se ha puesto a prueba la dignidad de muchos de nuestros gobernantes, ante la convocatoria hecha por el Presidente de los Estados Unidos, para la celebración de la Novena Cumbre de las Américas, que se llevará a efecto del 8 al 10 de junio de 2022, en Los Ángeles, California, excluyendo a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

11.- El respeto a su pueblo, a su soberanía e independencia, ha sido probado por varios gobiernos que, demostrando decencia y alto comedimiento, han declarado que no asistirán al encuentro, en caso de que se mantenga la exclusión a Nicaragua, Cuba y Venezuela.

12.- Los representantes de los gobiernos que han expresado su negativa a estar presentes en el encuentro de Los Ángeles, no han hecho otra cosa que demostrar, con hechos, decoro y probidad.

13.- Para llevar a la práctica la honradez, no hay que renunciar a nada, recurrir a inmolarse, ni dar la sangre de sus venas. Tampoco tiene que limitarse en su pensamiento y acción. Basta con honrar la consideración que cada quien cree merecer.

14.- Una acción indecorosa desdice mucho de la persona que la ejecuta, mientras que proceder con honor la eleva. El imperio se encontró con gobernantes pudorosos.

15.- Tener sentimiento vivo del honor, es muy propio de mujeres y hombres que, en el ejercicio del poder político y como jefes de Estado, enseñan lo que es la honra.

Ideas finales

16.- Excelente opinión y bien ganada fama, merecen tener hoy, de parte de mujeres y hombres dignos y honrados, aquellos jefes de Estados y Gobiernos, que han rechazado la exclusión de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

17.- El derecho a decidir por sí mismo la reivindicación de su liberación, y la prerrogativa a su organización económica estatal, forman parte de la autodeterminación de los pueblos.

18.- Con la posición de los mandatarios que han reclamado el derecho de Cuba, Nicaragua y Venezuela, a no ser excluidas, se ha puesto de manifiesto el sentir democrático de gobernantes que, contrariando la prepotencia imperial, levantaron dignamente la vocación de quienes creemos en la autodeterminación, la soberanía y la plena independencia.

19.- En todo escenario hay que reiterar la idea de que cada pueblo tiene derecho a exigir de su gobierno que mantenga una conducta política exterior ajustada al honor y al decoro.

20.- En América Latina y el Caribe, aquellas masas irredentas, burladas, despreciadas, explotadas y oprimidas, con la clarinada de la Revolución Cubana, se levantaron y comenzaron andar, y desde lo más profundo de sus gargantas sacaron y levantaron su voz de liberación, y hoy se han dado gobiernos democráticos, que no responden con docilidad a los dictados de Washington.

Santiago de los Caballeros,

20 de mayo de 2022.