Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

En la vida la gran mayoría de las cosas y regalos cuestan, sobre todo las cosas materiales un vehículo, una casa, ir al cine, ir a un baile, el cenar en un restaurante, un anillo, un buen regalo, un paseo o viaje, en fin estas cosas y otras muchas otras más son costosas, y la mayoría de las  veces hasta tenemos que ahorrar, cohibiéndonos de otras cosas para poderlas obtener, disfrutar, o regalar las mismas.

Hay otras cosas que no cuestan, y estos son regalos de Dios como son el aire, el sol, las estrellas, las noches, la luna, las playas, los días hermosos, el verdor de las plantas, el azul del mar, y otras más.

Pero hay muchas otras cosas a las cuales les damos muy poca importancia y que son completamente gratis y voy a mencionar algunas de ellas. El Regalo de Escuchar, pero realmente escuchar sin interrumpir, bostezar o criticar, sólo escuchar. El Regalo del Cariño, Ser generosos con besos, abrazos, y palmadas en la espalda y apretones de manos, estas pequeñas acciones demuestran el cariño por tu familia y amigos. El Regalo de la Sonrisa, llenar tu vida de imágines con sonrisas, dibujos, caricaturas, y tu regalo dirá: Me gusta reír contigo. El Regalo de las notas Escritas. Esto puede ser un simple “Gracias por Ayudarme”, un detalle como éste puede ser recordado de por vida y tal vez…Cambiar la tristeza por alegría. El Regalo de un Cumplido. Un simple y sincero…Te queda genial esa chaqueta  has hecho un buen trabajo o fue estupenda la comida, esto puede hacer especial un día. El Regalo de un Favor. Todos los días procura hacer un favor, El Regalo de la Soledad. Hay días que no hay nada mejor que estar solo. Se sensible a aquellos días y da ese regalo o solicítalos  a los demás. El Regalo de la Disposición a la Gratitud. La forma más, la forma más sencilla de hacer sentir bien a la gente, es expresar cosas que no son difíciles de decir como hola y muchas gracias.

Estos son regalos que no cuestan nada, pero que dan mucha satisfacción a aquellas personas que los regalan, y a aquellos que los reciben nunca se olvidaran de los mismos, ni de aquellos que se lo regalaron, porque el Escuchar, el Cariño, la Sonrisa, las notas Escritas, el Gracias por Ayudarme, un Cumplido, un Favor, la Gratitud, y el acompañarlo en los momentos de  Soledad, esos son los regalos del alma.

Hay muchos regalos que si cuestan y que son extravagantes, pero hay regalos que no cuestan nada, y son fáciles de dar claro que requieren de nuestro tiempo, de nuestra entrega y de la generosidad de nuestro corazón, porque de la generosidad de nuestro corazón, habla la boca. El rico regala porque tiene como hacerlo, y cuando regala son cosas finas y costosas, el que es pobre regala de lo que tiene, y mis queridos amigos hay muchos pobres que tiene muchísima más generosidad que muchos que son ricos y que tienen un corazón bien grande el cual ya quisieran muchos ricos tener.

Aprendamos a dar de lo que no cuesta, de aquello que muchos apreciaran más que regalos muy costosos, que no saben ni qué hacer con ellos, dice un viejo refrán español:  “Más vale pan con amor, que perdices con dolor”.

Termino dejándoles el Versículo 15,  del Evangelio de San Lucas, Capitulo 12, que dice: “Y Jesús les dijo: Evitad con cuidado toda clase de codicia, pues la vida del hombre no depende de la abundancia de sus posesiones”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos