Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Vemos que hoy en día en la sociedad en que vivimos se dice que todo es relativo. Se ha caído en el relativismo. Yo  agarro algo que no es mío en la fábrica donde trabajo, porque me paganas muy poco y tengo que vivir, además lo poco que gano no me alcanza, todo es relativo. Tengo sexo desordenado y eso no importa, yo tengo que resolver mi necesidad y total eso es relativo. No voy a la Iglesia, yo trabajo mucho y los Domingos descanso y total ir a dar gracias a Dios es relativo, y así pudiera seguir nombrando muchísimas otras cosas las cuales pensamos que son relativas.

Mahatma Gandhi escribió algo que quiero compartir con Ustedes y es referente a la relatividad de la vida y la felicidad, y dice así: “Si todo en la vida es relativo, relativa también es la idea que cada uno tiene de la Felicidad. Para algunos, la felicidad es relativa, es el tener dinero en la cartera, cerveza en la heladera, y ropa nueva en el armario. Para otros la relatividad representa un suceso, una carrera brillante, o simples hechos considerados importantes, aunque en realidad carezcan de relevancia. Para otros tanto, la relatividad del ser feliz consiste en conocer el mundo, viajando a muchos lugares, y tener un conocimiento profundo de las cosas terrenas. Más, para algunos el relativismo no existe, pare esos el ser feliz es algo diferente, Ser feliz es ser persona, es tener vida; que como decía un poeta: Es hermosa, es hermosa, es hermosa. Felicidad es la familia reunida, es vivir sin llegada, sin partida. Es soñar, es llorar, es reír. La felicidad es vivir cercado de amor, es sembrar amistad, es el valor de aquel amigo que a pesar de la distancia, le escuchas decir: Te extraño.

Por eso ser feliz, no admite la relatividad, es el despertarse a las cinco de la mañana, después de haberse acostado a las tres de la madrugada, sólo para dar una vuelta a la cama de tu hijo, nada más que para verlo dormir. Por eso ser feliz no es relativo, es solamente tener un cálido hogar, es la sencillez de una mesa, es un té caliente al desayuno, es la dulce melodía de un CD. Ser feliz es brindar sincero afecto a los demás, a todos los que se crucen en nuestro camino. Ser feliz no admite relativismo, es hacer de la vida, una gran aventura, una mayor locura, en enorme placer. Y no puede ser relativa, porque la verdadera felicidad consiste en proceder bien en todos tus actos. Es no tener nada de qué arrepentirse, Es no dañar a nadie. Sino la felicidad es exactamente, vivir  en paz con uno mismo”.

Es por eso que la relatividad no tiene cabida en la vida de aquel que quiere ver un cambio en el mundo. El Libro del Apocalipsis escrito por Juan dice: “Porque no eres ni frio ni caliente te vomitare de mi boca”. Es por eso que para nosotros los que seguimos a Cristo los que queremos vivir en una sociedad mejor no solo para nosotros, pues ya tenemos cierta avanzada edad sino para nuestros hijos y nietos, no podemos aceptar que todo sea relativo, lo que está bien está bien aunque no lo haga nadie, y lo que está mal está mal aunque lo haga todo el mundo.

Termino con este pedazo del Evangelio de San Mateo, Capitulo 22, Versículo 21 que dice así: “Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos