Se reitera una de las noticias más desagradables en un país donde cerca del 90 % de la población ya no cree en los partidos: “La Junta Central Electoral (JCE) inicia desde este lunes la entrega de 67, 086,957 (sesenta y siete millones) de pesos a los partidos políticos reconocidos (51 millones a peledeistas, perredeístas de Miguel y reformistas de no se sabe quién), en base a una ley que ellos nos impusieron para, con nuestros impuestos, financiar sus actividades...” (Las de sus dirigentes, hay que aclarar, a quienes nadie escruta ni pide explicaciones de nada)