Pierdo mi tiempo preguntando. Lo sé. Y usted también. Pero, de todos modos, que algún seudo, supuesto o presunto honorable magistrado de cualquiera de nuestras altas, medianas, bajas o bajunas cortes ejerza la elemental cortesía de justificar ante este país la burla de que Félix Manuel Rodríguez Grullón, alcalde de San Francisco de Macorís, bajo medidas de coerción por desfalco (con auditoría de la Cámara de Cuentas y todo), asociación de malhechores, falsificación de documentos y demás agravantes, siga en el cargo bajo la condición de sub júdice. ¡Este es un país del carajo!... (Bueno, ¿será país?)