Ramón Colombo.

Este es un país único en el mundo. Lo que sucede aquí no se repite en ningún otro. Por ejemplo, es el único país donde las principales autoridades políticas, judiciales y policiales (ya las vieron rozagantes y sonrientes) encabezan marchas en las que “protestan” contra la delincuencia y “demandan” cero tolerancia contra la violencia doméstica.

¿Contra quién “protestan”? ¿A quién le “demandan” cero tolerancia? Aquí se presenta el absurdo: en esencia, protestan contra su propia ineptitud y demandan soluciones que nunca han aplicado. Entonces, como que no les luce hacer bultos demagógicos que no pasan de comiquerías