Gallup-Hoy, Greenberg-Diario Libre,  e Insight, publicadas esta semana, reafirman lo que antes habían proyectado Penn & Schoen-SIN,  Asisa, Benenson y Hamilton: Danilo Medina Sánchez, es el próximo presidente de la República Dominicana.

Lo más importante es que Danilo Medina ha venido consolidando su ventaja en la etapa clave, en aquella en que los hallazgos de las encuestas tienen mayor certeza,  y copio aquí la opinión de Rosario Espinal: “Las encuestas confiables que se publican a partir de febrero-marzo marcan con mayor precisión las preferencias electorales. Para esta fecha los candidatos presidenciales han escogido el compañero o compañera de boleta, las alianzas partidarias se han perfilado, y el electorado se enfoca más en el proceso después de las festividades navideñas”.

Bernardo Vega, al examinar las encuestas que se publicaron para las presidenciales del 2008, concluye: “La empresa que más se acercó fue la Gallup: (51.7%, 37,4%, 4.0%), con una desviación de tan sólo 5.8 puntos. En segundo lugar, empatados, quedaron Penn & Schoen (56%, 37%, 5%) y Greenberg 55%, 37% 6%) pues ambos tuvieron una desviación de 6.3 puntos”.

Independientemente de la cantidad de encuestas que se hayan publicado, las únicas tres de factura independiente,  contratadas por prestigiosos medios de comunicación,  han coincidido con todas las otras que también han registrado no sólo el avance de Danilo Medina, sino su rebase a Hipólito Mejía.

Aunque no es correcto analizar el trabajo de una firma contrastándolo con el de otra, sino que el enfoque debe hacerse en función de los seriales de cada encuestadora, pueden advertirse tendencias, y la del fortalecimiento constante de Danilo es inocultable.

Con un trabajo se campo que se levantó entre el 28 de febrero y el 3 de marzo, Greenberg encontró que aquella ventaja de 14, 15, 18 y de hasta más de veinte puntos con los que se pavoneó la candidatura de Hipólito Mejía sobre Danilo, era cosa del pasado, porque el puntero de la hora buena era el candidato del PLD,  que tenía 47%, frente a 46 de Hipólito.

El que evalúe estos datos  sin saber de qué porcentaje remontó el que aparece con 47 y de cuál ha descendido el que tiene 46, puede prefigurarse un panorama indefinido, pero el que le ha estado dando seguimiento al proceso dominicano, sabe que aún así el cuadro es fatal para Hipólito Mejía, pero las cosas se le agravan, porque empezando su día de campo el día en que finalizó el de Greenberg, y concluyendo el seis de marzo, la diferencia que Gallup recogió a favor de Danilo Medina, 48.7 a 45.2%,  era superior a la del margen de error de 2.8% con el trabajó, porque la ventaja neta de Danilo era de 3.5% .

Pero el mismo día que terminó el campo de Gallup, empezó a levantarse el de Insight,  que al concluir sus entrevistas el 10 de marzo, computaron que Danilo Medina registraba un 49.8 % frente a un 42,6 de Hipólito, una diferencia neta a favor de Medina de 7,2

Sin dejar de reconocer como importante, el que Danilo Medina por primera vez apareciera liderando una encuesta Gallup, César Pérez, articulista de HOY, dice que “sorprende que esos resultados favorezcan a Medina, a pesar de que lejos de disminuir, aumenta la percepción de que se incrementa la inseguridad, el desempleo, el alto costo de la vida…”

Parece que no vio  el cuadro con la pregunta de Gallup sobre qué candidato le da más confianza para enfrentar esos problemas, y que en los renglones de educación, delincuencia, desempleo, transporte público, salud y crisis económica mundial, Danilo apabulla a Hipólito