Esta extensa falla tectónica regional es la que en el pasado geológico, a finales del Mioceno y a principios del Plioceno, estuvo separando a la sierra de Bahoruco del resto del territorio nacional.

El sábado 14 de agosto de 2021 la porción occidental de la península sur de Haití fue estremecida por un fuerte terremoto de magnitud 7.2, el cual es el segundo fuerte terremoto ocurrido en apenas 11 años en la falla Enriquillo-Plantain Garden, después de aquel mortífero terremoto de magnitud 7.0 ocurrido en fecha 12 de enero de 2010 con epicentro inmediatamente al suroeste de la ciudad de Puerto Príncipe, capital haitiana, el cual, por estar epicentralmente a tan solo 15 kilómetros del centro de la ciudad, por tener una profundidad hipocentral de apenas 10 kilómetros, y por encontrar a cientos de miles de estructuras frágiles que fueron mal construidas sobre arcillas flexibles, donde las bajas velocidades de propagación de las ondas sísmicas de corte amplificaron las fuerzas sísmicas, se convirtió en la peor tragedia sísmica de los últimos 100 años, pues ningún otro terremoto de magnitud 7 ha provocado 316 mil muertes, 350 mil heridos, 400 mil edificaciones colapsadas y 1.5 millones de damnificados.

En esta ocasión la rotura sísmica de la falla se produjo al oeste de la rotura del año 2010, por lo que, en lugar de impactar a Puerto Príncipe, como en el año 2010, los nuevos impactos se produjeron en la ciudad de Los Cayos, en la ciudad de Jeremie, y en comunidades rurales del extremo occidental, incluyendo a Marceline, la cual, por ser una pequeña comunidad rural intramontana, donde viviendas frágiles fueron levantadas sobre suelo arcilloso laterítico, quedó destruida casi en su totalidad, por lo que los balances preliminares contabilizan más de 2,200 muertes, más de 12 mil heridos, más de 150 mil viviendas destruídas o muy dañadas y más de 650 mil personas damnificadas, pero tomará tiempo para que la contabilidad final pueda ser conocida, ya que las ubicaciones remotas de muchas comunidades impactadas, sumadas a la difícil situación política que hoy vive Haití, dificultan los servicios de asistencia de los organismos de socorro y limitan la presentación de una contabilidad precisa de los afectados.

Muchos medios de prensa, nacionales e internacionales, nos han entrevistado para preguntarnos la razón por la cual la península sur de Haití ha sido impactada por dos grandes terremotos en apenas 11 años, y en cada caso hemos respondido que la falla de Enriquillo-Plantain Garden es una extensa falla regional, de unos 3 mil kilómetros de longitud, que recibe fuertes empujes tectónicos desde el área suroccidental, principalmente desde la cresta de Nicaragua que es empujada desde el océano Pacífico por la placa tectónica de Cocos, siendo esa la razón por la cual esta falla comienza en la zona fronteriza entre México y Guatemala, se extiende hacia el este por el mar Caribe, atraviesa de oeste a este a la isla de Jamaica, luego cruza el canal de Jamaica, y entonces entra a la isla Hispaniola a través del extremo occidental de la península sur de Haití, próximo a la comunidad de Los Cayos, desde donde sigue hasta Puerto Príncipe, luego hacia Jimaní, Duvergé y Barahona, y desde ahí penetra al mar Caribe, a través de la bahía de Neiba, siguiendo hacia el este por todo el borde norte del frente de subducción de la trinchera de Los Muertos, definiendo allí una extensa zona de fallas paralelas, de unos 50 kilómetros de ancho, cuyo borde norte está a 70 kilómetros al sur de la ciudad de Santo Domingo y cuyo borde sur, y más profundo, está a 120 kilómetros al sur de Santo Domingo, zona que se extiende hasta llegar al sureste de la isla de Puerto Rico.

Esta extensa falla tectónica regional es la que en el pasado geológico, a finales del Mioceno y a principios del Plioceno, estuvo separando a la sierra de Bahoruco del resto del territorio nacional, siendo la razón de la formación del canal marino de Enriquillo, en el cual primero precipitaron los sedimentos evaporíticos de la formación Angostura (estratos de sal y yeso) y luego los sedimentos detríticos de la formación Las Salinas (estratos de areniscas rojas), ambas formaciones depositadas entre el Plioceno inferior y el Plioceno medio, siendo importante destacar que esta es la única falla del bloque sur que es capaz de producir terremotos de magnitud igual o superior a 7, tanto en nuestra isla como en sus otros tramos occidentales y orientales, del mismo modo que la falla Hispaniola Norte, ubicada al norte de Puerto Plata, es la única falla que en el bloque norte es capaz de producir terremotos de magnitud igual o superior a 7, por ser la zona de contacto entre la placa tectónica de Norteamérica y la placa tectónica del Caribe.

En sismogeotectónica está claro que fallas pequeñas producen pequeños temblores de tierra, que fallas medianas producen medianos temblores de tierra y que solamente las fallas regionales muy largas, de miles de kilómetros de longitud, pueden acumular suficiente energía elástica de empuje para producir roturas de rocas que deriven en grandes terremotos como los 10 terremotos que han afectado a nuestra isla desde 1562 hasta el 2021, y todos esos 10 terremotos han estado ubicados sobre esas dos largas fallas regionales, 6 de ellos sobre la falla Hispaniola Norte y los otros 4 sobre la falla Enriquillo-Plantain Garden, lo que implica que ambas fallas representan los mayores peligros sísmicos para nuestra isla y para la franja norte de nuestra región caribeña, y que débiles estructuras levantadas sobre suelos flexibles (arcillas, margas, arenas, gravas y aluviones) estarían expuestas a fuerzas sísmicas destructoras.