Cientos de vehículos bloquearon el tránsito en la avenida 27 de Febrero, empeorando los tapones y causando incalculables pérdidas económicas a miles de ciudadanos.

El empresario transportista Juan Hubieres dirigió ayer un tremendo desorden frente al edificio del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM) alegando protestar por los altos precios de los combustibles y propalando la estrafalaria noción de que los derivados del petróleo están carísimos por culpa de la embajada de Francia y la empresa Total Energy.

Cientos de vehículos bloquearon el tránsito en la avenida 27 de Febrero, empeorando los tapones y causando incalculables pérdidas económicas a miles de ciudadanos.

En una clara señal de cómo el Gobierno ha cooptado el pseudo-sindicalismo del transporte, un vocero de CONATRA, rival de la Federación “La Nueva Opción” de Hubieres, raudamente dijo que estimaba innecesaria la “actitud hostil” de los protestantes.

“Deben declarar propuestas viables –dijo el vocero de CONATRA— para la solución de los problemas y no utilizar mecanismos obsoletos de presión, que parecen ser procurando beneficio personal”.

Lo más vergonzoso es que ambos empresarios que se llaman sindicalistas operan siempre exigiendo ventajas al gobierno, pero nunca para beneficiar a sus clientes cautivos.