Los niveles de pobrezas siguen altos en el país, pero más que todo, se tiene un índice de pobreza monetaria que señala que los alimentos están ahí, sin embargo los ciudadanos no tienen acceso por falta de dinero.

Ahora que iniciamos un año electoral, en el que tendremos un aluvión de propagandas, vale la pena llamar a reflexión sobre mensajes insostenibles y que pueden generar reacciones indeseadas.

No vale la pena inventar propagandas para compartir mensajes que no se sustentan. Que el índice de hambre haya bajado cerca de un 8% en 2018 y 6% en 2021, no es un indicador para ser promovido como fruto del Gobierno. Se trata de hecho, de un mensaje que puede tener reacciones adversas, sostiene Víctor Bautista.

Los niveles de pobrezas siguen altos en República Dominicana, pero más que todo, se tiene un índice de pobreza monetaria que señala que los alimentos están ahí, sin embargo los ciudadanos no tienen acceso a ellos por falta de dinero.