El turismo aporta el 8 % del PIB, crece más rápidamente que el conjunto de la economía, genera directa e indirectamente 980,000 empleos, aporta US$2,454 millones netos (la mitad de las reservas del Banco Central).

El más brillante articulista dominicano es indudablemente Andy. Ninguno como él para explicar los enredos más insólitos. Horas antes de divulgarse el estudio del turismo, su impacto y oportunidades, por el Banco Popular y Asonahores, tiró un espumoso jabón al sancocho.

El turismo aporta el 8 % del PIB, crece más rápidamente que el conjunto de la economía, genera directa e indirectamente 980,000 empleos, aporta US$2,454 millones netos (la mitad de las reservas del Banco Central).

Pero según Andy, “los ingresos brutos declarados por los hoteles están definitivamente muy subvaluados” y además evaden el ISR y el ITBIS.

La solución o amenaza –sugiere Andy— sería que el gobierno “emita un bono por US$1,634 millones y compre todo el sector hotelero”; al año “vendemos todo el parque hotelero por US$21,600 millones”, pagamos el bono y “reducimos la deuda pública en casi US$20,000 millones”.

¡Ay, von Mises! ¡Ay Hayek! Admiro la entrega de Andy a la causa política que hoy defiende tan ardorosamente. (¡Y dizque “come-solo” yo!). ¿Vendrá descarrilamiento de trenes? Ojalá estemos confesados…