Lucas era tipo de persona que te gustaría ser. Siempre estaba contento y tenía algo que decir que fuera positivo, cuando como te sientes, el contestaba. No puedo estar mejor.

Era un gerente único, un motivador natural. Si un empleado tenía un mal día, Lucas cómo ver el lado positivo la situación.

Ver este estilo realmente me causó curiosidad  así, que día fui buscar a Lucas y la pregunte: No lo entiendo…!no es posible ser una persona positiva todo el tiempo!

¿Cómo lo haces? Lucas respondió: Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo: Puedes escoger Lucas, tienes dos opciones estar de mal humor hoy, y escojo estar de buen humor.

Seamos como Lucas, no hay nada más triste, que un triste Santo.

Escoge estar contento todos los días de tu vida, y así contagiarías a los demás.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.