Según Héctor Valdez Albizu (que saca los más grandes conejos del sombrero de copa que usa todo gobernador del Banco Central), 2014 podría cerrar con 5.5% de crecimiento del PIB. Pero el pobre se queda muy corto, pues no incluye, ni podría incluir, el gran misterio de la economía nacional: centenares de miles de millones de pesos que trasiegan 60 mil casas de juegos, 40 mil negocios de drogas, no se cuántos casinos, el tráfico de personas y la corrupción rampante. Entonces, si hablamos de economía real versus economía oficial, ese 5.5 por ciento es pura ficción. (Y, claro, no hablemos de cómo se distribuye)