Basta ya de tanto atropello y respetemos que cada uno o una decida su religión y la educación de sus hijos y sus preferencias.

Legislar es una de las mayores responsabilidades que pueden asumir los "políticos", pero la doble moral azota constantemente a los pueblos sin educación, y si, sin educación, porque al gobierno actual no le interesa invertir en educación, ya que de esa manera puede chantajear y manipular al pueblo dominicano a su antojo.

Creo firmemente en que lo mejor de un pueblo es un estado laico, porque así se respeta a todos en cuanto a sus creencias, las escuelas no son lugar de adoctrinamientos, las escuelas están para acompañar a las familias con la educación que reciben en sus casa.

No se puede tolerar que los derechos sean religiosos, los derechos humanos no están basados en sectas, doctrinas, están basados en principios fundamentales por el beneficio de todas y todas sin tener en cuenta la preferencia religiosa.

Los derechos no son religiosos, como decía muy alto y claro el profesor Juan Bosch, ya que la Iglesia le temía al Estado laico que el profesor promovía y gestaba , al estilo de Duarte y de Hostos , aunque disimulado, los dos personajes de nuestra historia que más había odiado y perseguido la Iglesia.

Basta ya de tanto atropello y respetemos que cada uno o una decida su religión y la educación de sus hijos y sus preferencias.

Dicho esto, soy creyente de Dios, mis hijas van a un colegio católico, pero lo que no permito es el atropello al que no piense como yo, cada uno tiene derechos y tenemos que respetar por un derecho universal.