En el pasado son muchos los casos en que agentes de tránsito de la Digesett se han visto envueltos en incidentes y actuaciones condenadas con sobradas razones por el uso excesivo e injustificado de la fuerza frente a civiles.

Estas críticas obedecen a que los agentes policiales o de tránsito deben estar debidamente entrenados para maniobrar frente a situaciones que se salen de control y someter a la obediencia a ciudadanos, reservando el uso del arma de reglamento, solo en situaciones en que no quede otra alternativa.

Sin embargo, cada caso o hecho tiene sus características y elementos desencadenantes y, por tanto, para apreciarlo en su justo contexto hay que ver toda una secuencia como quedo captado en cámara en este incidente entre el alcalde de El Aguacate, en la provincia Duarte y un agente de la Digesett para sacar una que otra conclusión con frialdad objetiva.

Después de ver este video, ¿qué opina usted?

¿Hubo abuso por parte del agente o provocación por parte del alcalde?

¿Quién fue la víctima y quién fue el victimario en esta escena?

Mi opinión es que el alcalde se extralimitó, sus acciones no forman parte de sus funciones y su conducta está muy lejos de la forma en que debe actuar un servidor público, apegado a la ley, sin atropellos y sin pasar por encima de otras autoridades.