El hecho de que la primera intervención de los infantes de marina norteamericanos fuera de su propio país tuvo lugar en Puerto Plata, resultó ser profética.

Pocos dominicanos saben que la primera acción militar de la infantería de marina norteamericana (USMC) fuera de Estados Unidos tuvo lugar precisamente en Puerto Plata, mucho antes de que existiese la República Dominicana.

Estados Unidos declaró su independencia en 1776. El USMC fue creado en 1798, recibiendo ese mismo año instrucciones del presidente John Adams de combatir buques franceses, pues estos entorpecían el comercio norteamericano en una guerra no declarada.

Una fragata norteamericana, la Constitution, bajo el comando del comodoro Silas Talbot, con un destacamento de infantes de marina, fue despachada en 1800 hacia la isla Española, cuya parte oriental había sido cedida a Francia en 1795. La fragata había estado merodeando nuestra costa norte para proteger a buques comerciales norteamericanos contra corsarios franceses y Talbot había sido informado que un barco británico, de catorce cañones, el Sandwich, que estaba siendo utilizado por los franceses para el corso, se encontraba anclado en Puerto Plata. Pocos días antes, el comodoro había detenido la corbeta Sally, la cual contemplaba entrar de nuevo a Puerto Plata antes de zarpar hacia Norteamérica, por lo que adoptó el plan de infiltrar en esa corbeta a un contingente de infantes de marina, hacerla entrar a Puerto Plata, como estaba planeado, ponerla junto al buque corsario y tomarlo por sorpresa.

La corbeta Sally se colocó al lado del Constitution y unos 90 infantes de marina fueron traspasados a la misma.  Sus instrucciones eran tomar el buque corsario y, de no poder hacerlo, quemarlo o hundirlo. Utilizando la estrategia de los griegos con el Caballo de Troya, los marines debían mantenerse bajo cubierta durante toda la travesía, con excepción de las siete personas necesarias para maniobrar el buque.

A las diez de la mañana del 11 de mayo el Sally entró a Puerto Plata y el ruido que hizo el ancla al ser soltada, cuando se colocó al lado del Sandwich, fue la señal para el abordaje. Los franceses fueron tomados totalmente por sorpresa y los marines no perdieron siquiera un hombre. Los franceses optaron por refugiarse en las bodegas de su propio barco. Después de amarrar a los capturados los marines tomaron el bote del Sandwich y se dirigieron hacia la fortaleza de San Felipe, de la cual tomaron posesión, destruyendo sus cañones “antes de que el oficial comandante tuviese tiempo de reaccionar y prepararse para la defensa”. El Sandwich fue llevado por los norteamericanos a alta mar e incorporado a su flota. En Washington, en el Museo del US Marine Corps, existe un cuadro donde un artista reconstruyó la acción militar, incluyendo la reproducción de la fortaleza de San Felipe.

Todo esto ocurrió cuatro años antes de la mucho mayor intervención de los marines en Trípoli, hoy Libia, y 24 años antes del desembarco de los marines en Fajardo, Puerto Rico, entonces colonia española, comandados por el capitán David Porter, quien luego visitaría Santo Domingo, acción que le costó un juicio de guerra por haber cometido un acto hostil contra un país amigo y por haber desobedecido órdenes.

El hecho de que la primera intervención de los infantes de marina norteamericanos fuera de su propio país tuvo lugar en Puerto Plata, resultó ser profética. Sus intervenciones en la República Dominicana en el Siglo XX fueron lamentablemente múltiples.