En un país donde todos nos enorgullecemos de nuestras Reinas del Caribe, que representan la Patria en la Copa Mundial de Voleibol, ahora vemos a un partido actualizado que se pone a tono con la tan anhelada equidad de género, en el que se ha promovido un proceso enteramente democrático, participativo y transparente, en el que 100 talentosas mujeres de la Dirección Central de la Fuerza del Pueblo han manifestado su interés de ser candidatas a la elección, para formar parte de la Dirección Política del partido.

Estas cien talentosas mujeres son aspirantes a ser una de las 20 que serán electas por el pleno de la Dirección Central del Partido, en unas elecciones que se llevarán a cabo el próximo martes 25 de octubre, para representar a su género femenino en la construcción de un partido que ha sido diseñado para las futuras generaciones, pero con la más amplia representación que ningún partido haya tenido, de mujeres de diferentes generaciones, pero todas ellas con talentos, experiencias políticas  y capacidades para aportar a las transformaciones indispensables, capaces de contribuir al logro de más desarrollo, más crecimiento y una mejor distribución del ingreso en el país.

El pasado miércoles cada una de ellas tuvo la oportunidad de presentarse ante el pleno de la Dirección Central, manifestando su preparación académica, su trayectoria política y su visión de los aportes que pueden hacer al Partido y a la Patria. Sin dudas pudimos observar un despliegue de experiencias, talentos y más que nada, buenas intenciones de sumar a que todos tengamos un mejor país.

La verdad es que todos los dominicanos debemos sentirnos orgullosos de que nuestro país cuente con un partido como La Fuerza del Pueblo, en el que se reconoce la equidad de género y se promueve la inclusión al más alto organismo del partido, de tal forma que de una vez y para siempre, a partir del 2024, nuestro país pueda aprovechar la capacidad de trabajo y las buenas  intenciones de todas ellas, en un próximo gobierno en el que se retome el camino del desarrollo y la transformación de nuestra sociedad.