Cuando el mundo solo te haga te haga falsas promesas, Yo soy aquel.

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Cuando las horas de desaliento te invadan el alma, y las lágrimas afloren en tus ojos búscame, Yo soy aquel.

Cuando tu ánimo desaparezca para luchar en las dificultades, Yo soy aquel.

Cuando sin clemencia, te encontraras donde reclinar tu cabeza, corre junto a mí, Yo soy aquel.

Cuando te falte la calma, recurre a mí, Yo soy aquel.

Cuando te debatas en los misterios de la vida, Yo soy aquel.

Cuando el mundo solo te haga te haga falsas promesas, Yo soy aquel.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.