Por: Tita Hasbun
@titahasbun


La Cinematografía con sello Dominicano sigue andando a pasos firmes. Aunque debido al Covid, el andar se ha hecho más pausado, surgen relatos audiovisuales que siguen despertando la curiosidad del realizador y del espectador. Dentro de las propuestas criollas, se destaca de manera muy especial la apuesta por ese cine que rescata las historias humanas, sociales, en donde lo místico, lo divino y sagrado se conjuga con la gallardía y rebeldía de un personaje, - esos que abren las puertas de territorios desconocidos para muchos- y cuya narrativa audiovisual sacan a la luz una parte oculta de la cultura, la identidad y la memoria colectiva de un pueblo”.


Eso está ocurriendo con LIBORIO, el más reciente proyecto cinematográfico del Direcor Nino Martinez Sosa (su Opera Prima) bajo la Producción de Fernando Santos (“Cocote” y “El Fotógrafo de la 40” ), un largometraje Dominicano que se basa en la vida de Olivorio Mateo Ledesma, curandero, profeta, líder mesiánico y rebelde, últimado por las tropas de ocupación norteamericana el 27 de junio de 1922.