La PGR no es solo la Procuradora Miriam Germán. Es un conjunto numeroso de procuradores /as fiscales y funcionarios/as.

El tema de la independencia del Ministerio Público (MP) y del Sistema Judicial debería ser tratado a profundidad y con apego a la realidad.

El M.P. no es solo la Procuraduría General de la República (PGR).Está integrado por la suma de fiscales a todos los niveles.

La PGR no es solo la Procuradora Miriam Germán. Es un conjunto numeroso de procuradores /as fiscales y funcionarios/as.

El Sistema Judicial incluye el M.P. y la PGR, pero también todo el sistema de tribunales (integrado por la suma de jueces y juezas de la República), conocido como Poder Judicial o Judicatura.

Cuando de independencia se habla, debe pensarse no solo respecto al Poder Ejecutivo y su titular, sino también frente a todos los poderes del Estado y a los poderes fácticos (gran capital privado, iglesias, cuerpos armados, medios de comunicación, potencias colonizadoras...). Y junto a esa independencia vale resaltar los atributos de honestidad y capacidad para ejercer esas funciones, perseguir, investigar, denunciar, estructurar expedientes, juzgar e impartir justicia en forma idónea.

Además de todo eso es claro que la Constitución vigente, los códigos, las leyes establecidas y la cultura dominante condicionan la acción de justicia; y en las sociedades divididas en clases, y en el contexto de dominaciones patriarcales, nada de eso resulta imparcial; por lo que la justicia se reduce a lo que se entienda ilegal o delictivo dentro de esas normas.

 

  • MIRIAM.

 No tengo la menor duda de que la Procuradora Germán llena a plenitud todos los atributos para actuar con apego a la verdad, a la honestidad y a la independencia debida, frente a todos los poderes señalados; aunque condicionada por el carácter del sistema y del orden legal establecido.

Eso ella lo ha demostrado y no debería ser objeto de  discusión.

El debate es otro.

Pero antes -aunque relacionado con lo que pienso decir en términos polémicos- entiendo necesario referirme a dos puntos de la exposición de Miriam Germán en la Cámara Americana de Comercio.

Miriam, al parecer por las comillas que le ponen opositores políticos delincuentes a la proclamada independencia del M.P., afirmó enfáticamente que el Presidente Abinader nunca ha tratado de influir en sus decisiones, nunca le ha enviado recados, orientaciones o deseos en una u otra dirección. Y a continuación afirmó categóricamente que el Ministerio Público es independiente.

Yo  creo lo dicho respeto al proceder del Presidente Abinader y digo algo más: él no puede hacerlo sin pagar un costo político elevadísimo. Él sabe que se expondría a un enérgico rechazo y posiblemente a una contundente denuncia de parte de la Magistrada, ya lo hizo frente a Balaguer.

Más aún, para mi es claro que el actual Presidente no se atreve a hacerlo, conociendo el calibre de la Procuradora Germán y las circunstancia en que la designó en ese cargo en este período de la historia del país impregnado de conciencia social colectiva contra la impunidad.

Miriam-Procuradora es una conquista del pueblo verde, de Marcha Verde y sus multitudes. El pueblo la abrazó y la catapultó, cercó al candidato, hoy presidente de la república, presionó por su nombramiento, y él adoptó la decisión más inteligente, más popular y más provechosa para el nuevo régimen: colocarla al frente de la PGR.

¡Hábil decisión por ser fuente de prestigio en medio de una gestión ultraconservadora, neocolonial al cubo, bajo control directo de la oligarquía capitalista, y abrazada y condicionada por una partidocracia pervertida!

Tan hábil y tan inteligente, que ya en medio de un declive de popularidad se constituye -accionando fundamentalmente contra la mafia danilista- en la única fuente de prestigio que contiene y modera la creciente impopularidad generada por un gobierno y un partido (y grupos derechistas asociados) con esas características y decididos a continuar la ruta de un neoliberalismo endurecido.

  • ¿HASTA DÓNDE HA LLEGADO LA INDEPENDENCIA DEL M.P. Y SU PGR?

En cuanto a la independencia del conjunto del M.P., incluida la PGR como una de sus partes fundamentales, vale ser más cauteloso y más realista.

La evaluación merece un toque reflexivo, puesto que es muy evidente que entre sus componentes, el modelo predominante no es el de la Magistrada Germán.

Integrantes del M.P. y la P.G.R, con importantes responsabilidades en ese organismo, no son garantía de independencia plena frente a todos los poderes referidos, sin excluir al propio Abinader; evidentemente interesado en que el accionar anti-corrupción se concentre contra el danilismo; sin resistirse, claro está, a  procesos abiertos contra funcionarios medios de su gobierno y dirigentes intermedios del PRM, denunciados por el periodismo de investigación o por la DEA. No es tiempo para proteger a todos los corruptos y menos en forma descarada.

Desde la jefatura del Estado, desde poderes como el empresarial, el policial-militar y el  imperial, se influye de diferentes maneras y no necesariamente a través de presiones directas a  la más alta jerarquía  de la correspondiente institución  del sistema judicial.

Los “recados” y “orientaciones”, como la inducción para centrarse en determinados casos y excluir o posponer otros, puede hacerse por otras vías y con otros medios y recursos. Igual se pueden restringir y hacer fluir informaciones que impactan de diferentes maneras las investigaciones y la calidad de las denuncias y expedientes, lo que influye en darle prioridad a uno u otro.

Aplaudimos con las dos manos y los dos pies las Operaciones Anti-pulpo, Coral, Coral 5-G, Medusa y Falcón. Felicitamos la contundencia de ese esfuerzo.

Sí, a la mafia danilista y a las diversas narco-redes debe dársele todavía más duro, pero sin obviar las mafias leonelistas,  balagueristas y oligárquicas; sin dejar a un lado la narco-política al más alto nivel y la criminalidad policial-militar de todas la pinta. En ese plano hay serio déficits que obligan a preguntarnos:

¿Por qué tantas largas  o tanta indiferencia frente a casos como los de ANTENA LATINA, SAN SOUCI, EGES-HAINA, EGE-ITABO, COGENTRIX, COASTAL-MAFIA PROPANO, DIANDINO, SUPER-TUCANOS, PRM-LOPEZ PILARTE-GUTIEREZ, CONTRATO-ESTAFA BARRICK GOLD, DELITOS AMBIENTALES DE GRANDES EMPRESARIOS, MAFIA CONGRESUAL?

¿Por qué no se sanciona la violencia de género y a los fiscales cómplices a todos los niveles? Igual los tantos casos de violencia y criminalidad racista anti haitiana?

¿Por qué?

Abundan las denuncias.

Sobran las evidencias.

Abundan por barriles y barrilitos.

Por partidos y partiditos.

¿Por qué evadir las investigaciones sobre  los vínculos presidenciales y de altos dirigentes políticos, policiales, militares y empresariales en narco-casos tan relevantes como los de Arturo Del Tiempo Márquez, Nelson Solano, Quirino, Toño Leña, Figueroa Agosto, Cesar El Abusador, familia López Pilarte?

¿Es acaso verdad que “ya no hay intocables”, que ya “no existen vacas sagradas”?

¿Es que en materia delictiva no existen temas tabúes con ausencia de políticas públicas y sanciones ejemplares?

Con este cuadro por delante me permito decirles que esas palabras no se han traducido en hechos. Ellas contrastan con una realidad creada por un accionar desequilibrado y una tradición ideológica perversa, no debidamente enfrentada y contrarrestada desde un sistema judicial y un  Estado imposible de cambiar o reformar constitucionalmente para bien por un  Congreso en función de una Asamblea Revisora dominada por mafias políticas y empresariales; como propuso demagógicamente el propio Presidente Abinader.

Todo indica que este Estado, este Gobierno y el de EEUU que lo tutela, y además dirige la política antidroga a su conveniencia, tienen sus corruptos preferidos, sus impunes protegidos, temas maltratados y tolerancias inaceptables.

  • EL ESCENARIO DE    LA CÁMARA AMERICANA DE COMERCIO.

Y por último, algo sobre las características de la reciente sesión de la CÁMARA AMERICANA DE COMERCIO, auspiciada por los pilares del capital transnacional estadounidense en nuestro país y la Embajada que lo representa, en la que disertó la Magistrada Germán; digna de un escenario realmente sustentado por en ética y una moral diametralmente opuesta a la que impone el poder imperialista a sus nuevas colonias.

Se trata de un escenario en el que cualquier persona independiente y honesta (más si es una figura del tren estatal que contribuye en positivo), que además por sus funciones o su rol en la sociedad decide aceptar la invitación de ese organismo, está en cierta medida forzada a ejercer la diplomacia.

Pero el problema es que  la Cámara Americana es un escenario manipulado por gente tramposa y bien preparada para sacarle ventaja a esas ocasiones.

Me parece que algo así ocurrió esta vez. La incorporación protagónica del Encargado de Negocio de la Embajada de EE.UU y la presencia del Presidente de la Republica en esta ocasión, fue parte de un montaje mediático de la alianza  EMBAJADA-EU y GOBIERNO DOMINICANO con dos propósitos fundamentales:

1-Presentar a EEUU como el gran campeón de la lucha anticorrupción y anti-impunidad.

2-Y situar a Luis Abinader como el gran promotor de un sistema de justicia intachable.

Ni lo uno ni lo otro tienen que ver con la verdad.

La Cámara Americana de Comercio reúne no pocas corporaciones inmersas en la corrupción y practicante de un saqueo implacable, histórica y actualmente demostrable.

El Súper-Estado estadounidense representa el imperio más criminal y saqueador de la historia reciente a escala planetaria; y hasta la industria del cine estadounidense, ni hablar investigadores/as críticos del sistema,  ha mostrado con pruebas el rostro podrido de instituciones y poderes establecidos en EE.UU.

Por su parte, Abinader maniobra con el tema, mientras  selecciona los casos de corrupción a proteger, le imprime un alto contenido racista, clasista y patriarcal a la represión estatal y remodela el sistema de impunidad con inocultable preferencia por diversas modalidades de corrupción empresarial, a base del borrón de su pasado reciente  y del estímulo al tráfico de influencia, con APPs, ventas de activos y privatizaciones incluidas. Y si no, pregunten por Macarrulla y los Vicini, y examinen quienes son excluidos de la sesgada agenda oficial contra la impunidad, sin obviar los casos que corresponden a conveniencias políticas y otros aliados del campo empresarial. (02-12-21, Santo Domingo, RD).