Daniel Santos…Roberto Ledesma…Tito Rodríguez…Marco Antonio Muñiz…Toña la Negra…¿Cómo es posible que el mundo haya renunciado al romance? ¿Cómo es posible que haya desaparecido el bolero? ¿Cómo es posible que ya no suenen aquellos versos musicales que antaño dieran marco al amor? ¿Cómo es posible que la generación de la bachata, el denbow, el reguetón y demás expresiones de la degeneración del buen gusto, desconozca el bolero, que se escuchaba con el corazón y fundía a los enamorados en el espacio de un solo mosaico? (¡Qué triste! Definitivamente, este mundo ha perdido gran parte de su gracia)