Cuando con fuerza la tormenta azota, y una gran tempestad amenaza con destruirlo todo a su paso... Recuerda, que después de la tormenta, siempre ha de llegar la calma

No te dejes vencer... Cuando tu cielo esté gris y nubes negras amenazan con descargar fuertes lluvias, y sientas que no tienes con que cubrirte... Recuerda, que tras ese cielo gris, hay un sol que todavía brilla y no tardará en salir para darte su luz.

Cuando con fuerza la tormenta azota, y una gran tempestad amenaza con destruirlo todo a su paso... Recuerda, que después de la tormenta, siempre ha de llegar la calma.

Cuando creas que lo has perdido todo, porque sólo ves ruinas a tu alrededor y piensas que la pérdida es irreparable; cuando ves que todo se ha derrumbado... Recuerda que, mientras exista vida, también hay ¡esperanzas!