Si recuerdas las mañanas de Navidad de hace mucho tiempo (o incluso las más recientes), recordarás que algunos juguetes funcionaban inmediatamente y otros no. Los buenos venían con todas las piezas incluidas. Nada decepcionaba tanto como las palabras "se vende por separado" o "baterías no incluidas".

Si recuerdas las mañanas de Navidad de hace mucho tiempo (o incluso las más recientes), recordarás que algunos juguetes funcionaban inmediatamente y otros no. Los buenos venían con todas las piezas incluidas. Nada decepcionaba tanto como las palabras "se vende por separado" o "baterías no incluidas".

¡Los mejores regalos funcionaban al salir de la caja y contenían todo lo necesario para disfrutarlos al instante!

Otras veces teníamos todas las piezas, pero el juguete solo funcionaría por minutos u horas. Para la tarde de Navidad, si no antes, se había roto o dejado de funcionar. A veces, el juguete simplemente no estaba a la altura de la publicidad. Se veía mejor en la tele o en la tapa de la caja.

Los dones de Dios no tienen estos problemas. Cuando pensamos en el regalo de la salvación eterna encontramos el regalo completo y permanente. Primero, tenemos Dios perfecto y humanidad perfecta, unidos en una Persona perfecta: el Señor Jesucristo (Juan 1:1-18).

 Además tenemos el sacrificio perfecto de una vez por todas por nuestros pecados. Jesús se ofreció a Sí mismo como el Cordero de Dios perfecto, sin pecado, sin mancha en nombre de nosotros, los pecadores (1 Pedro 3:18a).

 Su oferta de salvación eterna funciona el 100% del tiempo para todos los que creen en el Salvador Jesús (Juan 5:24). Como leemos en Juan, "el que cree en él no es condenado" (Juan 3:18a). Ningún juez diría: "Quedas libre, pero debes ir a la cárcel". No. Cuando Dios dice "no eres condenado", se refiere precisamente a eso: a todos.

Entonces, si quieres el regalo que durará por toda la eternidad... ¡cree en Jesús!

"Porque por una ofrenda Él ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados". (Hebreos 10:14).

Oración: Padre, gracias por enviar a tu Hijo amado y único, el Señor Jesús, a morir por nuestros pecados. Yo creo en Él. Gracias por tu regalo perfecto de la vida eterna. Amén.