Abinader, ningún Castelar ni Balaguer, como dueño de universidades debería mostrar mayores aptitudes discursivas, pues quedó bien feo entrevistado por Nuria, Jorge Ramos y en los debates. Líderes como Jefferson, Churchill y Steve Jobs fueron horrorosos oradores que aprendieron con mucho esfuerzo a discursear. Eduardo Frei ganó la presidencia de Chile sin un solo discurso.

Un mantra contra Gonzalo es que, por Penco, es brutísimo, según sus pobres destrezas como orador. Leonel se burla diciendo que no “conceptualiza”, gran yerro suyo, ilógico, contrario al buen decir. Reducir algo a un concepto o representación mental, que eso y no nada terriblemente complicado es “conceptualizar”, lo hacen hasta los bebés cuando dicen “mamá” o “leche”, pues con fonemas y voces del habla castellana representan a su madre o al alimento.

Abinader, ningún Castelar ni Balaguer, como dueño de universidades debería mostrar mayores aptitudes discursivas, pues quedó bien feo entrevistado por Nuria, Jorge Ramos y en los debates. Líderes como Jefferson, Churchill y Steve Jobs fueron horrorosos oradores que aprendieron con mucho esfuerzo a discursear. Eduardo Frei ganó la presidencia de Chile sin un solo discurso.

Entre nosotros, hemos tenido pésimos oradores que fueron grandes líderes, como Santana, Luperón, Antonio Guzmán y Danilo Medina; ¿brutos? Quizás insultar al Penco por sus dificultades como orador, que no han impedido su gran éxito, habla peor de sus maledicentes que de Gonzalo.