El espinoso asunto merece mayor atención, aunque este excelente inicio muchos lo agradecerán. 

Aplaudo el aumento de las pensiones dispuesto por el presidente Abinader, pero estimo que la medida es apenas otro parche a un sistema que requiere una profunda revisión. “Nivelar” en RD$10,000.00 mensuales el monto mínimo de las pensiones estatales habla bien del interés por muchísimos servidores del Estado retirados con asignaciones irrisorias e indignas.

Sin embargo, a esos mismos favorecidos debe saberle a retama que otros ciudadanos, que nunca sirvieron en la administración pública ni instituciones autónomas, sean privilegiados con cantidades significativamente mayores, como ha ocurrido con artistas, periodistas, viudas de políticos y otros favorecidos por la discrecionalidad presidencial. Conozco honestos y competentes funcionarios y empleados cancelados al subir el PRM, tras muchas décadas trabajando, que no han recibido ni las gracias por sus carreras de toda una vida.

¿Cómo puede ser justo negarle a quien la merece una pensión digna y premiar a otros por clientelismo o contemporización? ¿Por qué mejor no fortalecen al sistema de Seguridad Social? El espinoso asunto merece mayor atención, aunque este excelente inicio muchos lo agradecerán.